martes, 24 de febrero de 2015

Disarray

La fuerza interior es primordial para trabajar en el mundo del arte. Es la esencia, y sin ella llega la angustiosa desesperación.
Muchas personas piensan que la tristeza, el miedo, la ira y el sufrimiento son los elementos que sustentan la creatividad. ¿El artista debe sufrir para ser creativo?
Sin duda es algo muy romántico. Sin embargo, esto es romántico para todo el mundo menos para el propio artista. El verdadero sufrimiento del ente creativo solo consigue que las ideas no fluyan, y que el trabajo sea prácticamente imposible.

Así dice el polifacético cineasta David Lynch en esta entrevista:
http://www.enfilme.com/notas-del-dia/10-consejos-de-cine-de-david-lynch

"En este negocio, o en cualquier otro, puedes llegar a angustiarte o desesperarte si no tienes esta fuerza interior. Y cuanto más decidido y entusiasta te involucras en tu trabajo, la vida se vuelve más un juego que un tormento. Si el artista está realmente sufriendo, entonces las ideas no fluyen, y si realmente está sufriendo, no podrá trabajar. Yo digo que el ser negativo es el principal enemigo de la creatividad. Es muy, muy importante para este trabajo, esta cosa de la felicidad."

Os dejo con un corto de 1970 escrito y dirigido por David Lynch sobre una abuelita muy peculiar, para que os explote la cabeza un poco.
Feliz semana a todos.